La guerra sigue siendo un tema pendiente de resolver en la historia de la humanidad a pesar de los avances tecnológicos y científicos.

Desde el pensamiento psicoanalítico podríamos decir muchas cosas respecto a ese tipo de comportamiento humano que nos ayudarían a poner palabras a los conflictos pensados desde la historia individual de los sujetos y llevados hasta la historia social en la que se desarrollan.

Pero en este momento, parece que no caben las palabras. La destructividad y la sinrazón ocupan todo el espacio y solamente cabe la indignación, el horror y la tristeza que producen este tipo de barbaries, sea donde sea que se produzcan.

La dominación del “supuesto fuerte” sobre el «supuesto débil», el considerar la fuerza y el abuso como un valor glorioso a costa de vidas humanas y tantos conflictos que impiden que la vida y la libertad en armonía sea salvaguardada como el bien más preciado, es algo que arrastramos y de lo que parece nos cuesta salir como especie humana.

En este momento Ucrania está sufriendo este tipo de conflicto y la Federación Española de Psicoterapia Psicoanalítica (FEPP) se solidariza con las personas que lo están padeciendo.